Vaya por delante que el consumo de pescado es seguro y saludable, que estos mensajes, a veces, los carga el diablo. Ahora bien, el contenido en mercurio de algunas especies de pescado, consumido con cierta frecuencia y por personas vulnerables, puede tener más riesgos que beneficios.

La legislación europea fija el contenido máximo de mercurio en los alimentos, y el control de las autoridades sanitarias garantiza que su consumo es seguro. Además, el pescado aporta proteínas de alto valor nutritivo, ácidos grasos omega-3, yodo, selenio, calcio y vitaminas A y D.

No obstante, en la continua evaluación de riesgos que lleva a cabo la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), ha señalado que las mujeres embarazadas, que esperen estarlo, o en lactancia, y niños hasta 10 años son las personas más sensibles al mercurio. EFSA recomienda a los países de la UE que establezcan sus propios patrones de consumo para que los beneficios por el consumo de pescado no superen los riesgos por ingesta de mercurio.

Así es como la Agencia Española para la Seguridad Alimentaria estableció a finales de octubre las recomendaciones que se resumen a continuación:

Recomendaciones cosumo de pescado por presencia de mercurio 1

Consumo de pescado por presencia de mercurio 2

El mercurio supone un riesgo sanitario porque afecta al sistema nervioso central de personas en desarrollo, de ahí que el feto y los niños más pequeños sean los más sensibles a este metal.

El mercurio es un elemento químico presente de forma natural en la corteza terrestre, principalmente, en minerales como el cinabrio o la pirita. Se emplea en medicina, electrónica, cosméticos, entre otros usos. Se libera al medioambiente por la erosión de las rocas, o por efecto del hombre en la industria, minería, quema de combustibles fósiles, por ejemplo.

El mercurio que pasa al medioambiente se encuentra en el aire, de donde desaparece en unos dos años, en el suelo y en ríos y mares. Del agua se traslada a algunos pescados. Las especies que presentan más mercurio son las más grandes, ya que se encuentran al final de la cadena trófica, alimentándose de otras especies más pequeñas. Los pescados con más contenido en mercurio son: Pez espada/Emperador, Atún rojo, Tiburón (cazón, marrajo, mielgas, pintarroja y tintorera) y Lucio.