Desde el R.D. 1334/1999 es obligatorio informar en la etiqueta de los alimentos si contienen ingredientes alérgenos, pero a partir del 13 de diciembre de 2014 será obligatorio que se destaquen con una tipografía (tipo de letra, estilo o color) que los diferencie del resto de ingredientes, como establece el Reglamento 1169/2011, sobre información alimentaria facilitada al consumidor.

Las sustancias que causan alergias o intolerancias incluidas en el Reglamento 1169/2011 son:

  1. Cereales que contengan gluten, a saber: trigo, centeno, cebada, avena, espelta, kamut o sus variedades híbridas y productos derivados.
  2. Crustáceos y productos a base de crustáceos.
  3. Huevos y productos a base de huevo.
  4. Pescado y productos a base de pescado.
  5. Cacahuetes y productos a base de cacahuetes.
  6. Soja y productos a base de soja
  7. Leche y sus derivados (incluida la lactosa).
  8. Frutos de cáscara, es decir: almendras, avellanas, nueces, anacardos, pacanas, nueces de Brasil, alfóncigos (pistachos), nueces macadamia o nueces de Australia y productos derivados.
  9. Apio y productos derivados.
  10. Mostaza y productos derivados.
  11. Granos de sésamo y productos a base de granos de sésamo.
  12. Dióxido de azufre y sulfitos en concentraciones superiores a 10 mg/kg o 10 mg/litro en términos de SO2 total, para los productos listos para el consumo o reconstituidos conforme a las instrucciones del fabricante.
  13. Altramuces y productos a base de altramuces.
  14. Moluscos y productos a base de moluscos.

A propósito de alérgenos, acaba de aparecer una aplicación móvil que facilita la compra a personas alérgicas, celiacas y afectadas por otras intolerancias alimentarias: http://www.quepuedocomer.es/