A partir del 13 de diciembre de 2016 será obligatorio dar información nutricional en la etiqueta de determinados alimentos, como exige el Reglamento (UE) 1169/2011 del Parlamento europeo, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor.

La información nutricional debe incluir lo siguiente:

  • Valor energético.
  • Grasas, especificando la cantidad de ácidos grasos saturados.
  • Hidratos de carbono, especificando la cantidad de azúcares.
  • Proteínas.
  • Sal.

Están excluidos de aportar información nutricional en su etiqueta, entre otros, los alimentos sin transformar que incluyen un solo ingrediente; productos transformados cuya única transformación ha consistido en ser curados y que incluyen un solo ingrediente; agua para el consumo humano; edulcorantes; sal de mesa; infusiones; bebidas alcohólicas de graduación superior a 1,2%; alimentos en envases pequeños cuya superficie mayor es inferior a 25 cm2; .alimentos, incluidos los elaborados artesanalmente, directamente suministrados por el fabricante en pequeñas cantidades al consumidor final o a establecimientos minoristas que abastecen directamente al consumidor final.

Las cifras declaradas deberán ser valores medios obtenidos, según el caso, a partir de:

  • Análisis del alimento efectuado por el fabricante.
  • Cálculo efectuado a partir de los valores medios conocidos de los ingredientes utilizados.