El Reglamento (UE) 2015/1474 de la Comisión, de 27 de agosto de 2015, aprueba que los explotadores de empresas alimentarias puedan usar agua caliente reciclada para eliminar la contaminación microbiológica de superficie de las canales.

Para ello, tendrán que someter el agua caliente reciclada a un régimen mínimo de temperatura, tiempo de calentamiento y renovación que garanticen que los parámetros microbiológicos y químicos se ajustan a los requisitos establecidos para el agua potable en el Reglamento (CE) 852/2004.

El uso de agua caliente reciclada no debe ser óbice para que las empresas alimentarias cumplan los requisitos de la legislación en materia de higiene alimentaria. Tal uso debe estar integrado en sistemas basados en el APPCC y no debe considerarse en ningún caso una sustitución de prácticas de sacrificio y procedimientos operativos higiénicamente correctos.